Historia de León

27.7.05

1.- Los Pueblos del Norte y el Reino de León

1. Los Pueblos del Norte y el Reino de León
Cuando Roma entró en Hispania encontró un mosaico de pueblos. Cronistas como Estrabón percibieron una relativa unidad de los Pueblos del Norte: galaicos, ástures, cántabros,...hasta los vascones del Pirineo. Galaicos, ástures y cántabros vivían en pequeños aldeas fortificadas o castros, que controlaban su pequeño territorio circundante, habitados por una sociedad organizada por clases de edad. Este sistema es anterior a las clases sociales de los clanes gentilicios que fue introducida en un proceso de celtiberización interrumpido con la Conquista Romana. Mantenían la explotación colectiva de la tierra como los primitivos indoeuropeos, costumbre conservada en las tradiciones comunales de la Península Ibérica casi hasta la actualidad (y muy especialmente en la Región Leonesa). Este sistema prerromano se manifiesta en un tipo de poblamiento autosuficiente. 2000 años más tarde esta relativa unidad de los Pueblos del Norte fue percibida por Julio Caro Baroja, que en su obra "Los Pueblos de España" dedicó un capítulo entero a Galicia, Asturias, León, Cantabria, País Vasco y Navarra.Los Pueblos del Norte fueron los últimos pueblos en ser conquistados por los romanos, proceso cuya etapa final son las Guerras Ástur-Cántabras del 26 al 19 a.C. Causaron también serios problemas a suevos y visigodos y fueron los impulsores del Reino de los Ástures durante la Invasión Musulmana. Un núcleo de resistencia ástur-cántabro asentado en los Picos de Europa, aglutinaría después, no sin resistencia, a galaicos y vascones. Progresivamente, el centro de poder del reino se acercará a occidente, con una notable influencia de la nobleza gallega.El Reino de Oviedo se expande hasta el Duero, y se busca una nueva capital más al sur para el reino. La elección de Astorga implicaría la recuperación de la antigua capital de los ástures, por lo que su elección parecería lógica; sin embargo León, con sus imponentes murallas, que fue sede de la Legio VII y el único foco de control militar romano en la península ibérica y norte de África durante siglos, es seleccionada finalmente. La capital regia se traslada de Oviedo a León y comienza así la etapa del Reino de León. Es interesante observar que durante el Bajo Imperio Romano, galaicos, ástures y cántabros fueron englobados en la provincia de la Gallaecia, y que el reino iniciado por estos pueblos (con sucesivas capitales en Cangas de Onís, Pravia, Oviedo y León) fue denominado Reino de Galicia por cronistas musulmanes y europeos.